El estado de resultados es uno de los estados financieros más importantes, debido a que te permite identificar si tu negocio es rentable. 

Con la información que se refleja en este documento, se pueden tomar decisiones para la rentabilidad de la organización.

Sus objetivos principales son medir que la empresa sea rentable, mejorar estrategias y con ello acrecentar las ganancias.

¿Qué es un estado de resultados?

También conocido como estado de ganancias y pérdidas, en él se reporta la situación económica de tu empresa. 

Con el informe de resultados se pueden ver las ganancias o pérdidas del ciclo contable y comparar con los de otros ciclos. Hay tres elementos principales que forman este estado financiero: los ingresos, los costos y los gastos.

En este documento pueden visualizarse todos los comportamientos de la empresa, como si se han generado utilidades o no. 

Puede ser muy útil para las empresas ya que muestra ciertos resultados como, si la empresa está vendiendo, las cantidades y cómo se administran los gastos.

Estructura de un estado de resultados

El estado de resultados como pudiste leer anteriormente tiene tres elementos principales que son: ingresos, costos y gastos. En base a estos tres se obtiene la estructura del reporte.

Las principales cuentas del estado de resultados son:

  1. Ventas: Son el ingreso generado por las ventas de un periodo determinado. 
  2. Costo de ventas: Aquí se le muestra a la empresa el costo de producción de los artículos que vende durante un periodo contable. 
  3. Utilidad o margen bruto: Este es el resultado de la diferencia entre la venta y el costo de venta o la ganancia por ventas.  
  4. Gastos de operación: Son los gastos generales producidos por las operaciones de la empresa, en estos se incluyen gastos como, servicios de luz o agua, rentas y los salarios de los empleados.
  5. Utilidad sobre flujo: Mide las ganancias de la empresa, sin contar gastos financieros y de impuestos, aclarando que estos no tienen relación con la salida real de dinero de la empresa.
  6. Depreciaciones y amortizaciones: Son importes que disminuyen el valor contable de los bienes tangibles (materiales) que se usan en las operaciones empresariales.
  7. Utilidad de operación: Refleja ganancias o pérdidas que tiene la empresa por sus actividades de producción. Esto se obtiene cuando se quita la diferencia que hay entre  depreciaciones, amortizaciones (bienes tangibles e intangibles) y la utilidad sobre flujo.
  8. Gastos y productos financieros: Son los diferentes gastos que tiene la organización, que no tienen relación con las operaciones, por ejemplo los pagos bancarios.
  9. Utilidad antes de Impuestos: Es la ganancia o pérdida de la empresa después de cumplir con sus deberes financieros y de operación.
  10. Los Impuestos: Son los deberes que una organización tiene como persona moral y que deben pagarse a la institución correspondiente.
  11. Utilidad neta: representa toda ganancia o pérdida final que la empresa obtenga como resultado de sus operaciones anuales. Por esto último entendemos los gastos operativos, financieros y el pago de los impuestos.

Objetivos del estado de resultados

El estado de pérdidas y ganancias (de resultados) cuenta con objetivos precisos cuando se da a conocer la situación económica de la empresa.

Uno de los principales objetivos a lograr es medir el desempeño de las operaciones durante un tiempo establecido, el cual se obtiene al relacionar la generación de ingresos con los gastos.

La información obtenida es utilizada para realizar un análisis y comparar con otros estados financieros como el balance general o el estado de flujo de efectivo y con esto hacer una evaluación del estado de resultados con el cual se podrá:

  • Realizar una evaluación de la rentabilidad de la empresa, su capacidad de generar utilidades, así como optimizar recursos para maximizar utilidades.
  • Medir el desempeño de la empresa como la cantidad de inversión y las ganancias generadas.
  • Saber cómo generar la repartición de dividendos por cuestiones de dependencia hacia las utilidades generadas durante el periodo.
  • Estimar flujos de efectivo, esto es cuando se muestran las ventas precisas al utilizar el estado de resultados como base.
  • Identificar la parte del proceso que se lleva la mayor parte de los recursos económicos de la empresa, esto se obtiene del análisis de márgenes. Esto muestra la eficiencia de la empresa.

En resumen el estado de resultados es importante para cualquier organización ya que es de gran ayuda para gestionar la información más valiosa que sirve para tomar las decisiones estratégicas.

Muestra de forma organizada los resultados obtenidos de un lapso de tiempo, como errores que se cometieron para arreglarlos así como de las mejoras en los ingresos y en la producción. 

Este es el primer documento que se muestra cuando se requiere ganar inversionistas, ya que este permite previsualizar cómo reaccionará la empresa al capital que se invierta y saber si este ha sido manejado adecuadamente.

¿Cómo hacer el Estado de Resultados?

1. Definir la cantidad de ventas

Se debe establecer la cantidad total de ventas netas que se obtuvieron. Estos pueden distinguir por grupos como venta a crédito o de contado.

Para este primer paso debes considerar lo siguiente:

  • Descuentos sobre ventas.
  • Devoluciones sobre ventas.

2. Establecer el precio de venta para obtener la utilidad   

Aquí se representa el estado de pérdida y ganancias de una empresa. Se debe definir el costo de la venta tomando en cuenta los costos de la materia prima y la producción.

Para determinar este punto se puede utilizar la siguiente formula:

Inventario inicial + Compras de mercancía – inventario final.

Al restar estos costos se obtendrá la utilidad bruta y podrás saber si tu negocio está siendo rentable.

3. Establecer los gastos operativos

Ahora continuamos con los gastos operativos.

Son aquellos que la empresa realiza para costear los procesos operativos o las actividades de la empresa, estos son desde salarios, finiquitos laborales, renta, teléfono, papelería, traslados, etc.

Una vez que estos pagos están definidos se deben restar de los ingresos y el resultado será la utilidad operativa.

4. Calcular el pago de impuestos aplicables al periodo

Después se debe definir la tasa de impuestos que se aplica a lo ingresos.

Este pago puede variar según el giro comercial de la empresa, la cantidad de personal y las operaciones adicionales que se realicen dentro de la empresa.

Los impuestos que una organización deben pagar son el IVA e ISR, las cantidades varían según tu ingreso operativo que hayas obtenido en el periodo que se declara.

Por ejemplo, si la tasa de impuestos de la compañía es 32%, debes multiplicar la tasa impositiva por el ingreso operativo (porcentaje de impuestos pagado por la empresa sobre sus ingresos) para obtener la cantidad de impuestos que te corresponde pagar.

5. Realizar el desglose y cálculo total

Una vez que se han determinado los gastos de venta, operaciones e impuestos aplicables, se debe hacer el cálculo total para determinar el estado de resultado de la empresa.

Aquí puedes ver un ejemplo de un formato que determina el Estado de Resultado.

Estado de Resultados